FUNDACIÓN

Nuestra Comunidad ha sido siempre señada de grandes tribulaciones. En 1915 ha sido víctima de la supresión de bienes y nuestras monjas fueron despojadas incluso de lo mas necesario; fueron momentos muy dificiles, mas el Señor ha manifestado su gran amor y su fidelidad a esta pequeña porciòn de su rebaño.

La noche del 30 de agosto del mismo año en el que las monjas se transfirieron desde su antigüo Monasterio (Palacio Simoncelli, hoy Palacio Municipal), al Palacio Filonardi, que en aquellos tiempos era una cueva de pájaros nocturnos.
Pero el Señor, que nunca abandona a quien confìa en El, ha dado mucha fuerza y providencia a la Comunidad, hasta hoy, pues ha regresado a su antigüo resplandor también el Palacio Filonardi, que llama la atenciòn de tantos pelegrinos a visitarlo temporaneamente.
Que en todo sea glorificado el Señor (RB).

 

“Él se ha acordado de su misericordia y de su amor para con la casa de Israel”. (sl 98)
Gracias a la hospitalidad e imitando las palabras de Jesús que dice: «Quien los recibe a ustedes, me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me envió»… El Señor abre nuevos horizontes para la comunidad con el encuentro de la Madre Vicentita fundadora de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús de Xalapa y nuestra Madre Abadesa Raffaella Capogna.
El Espiritu Santo inspira a Madre Vicentita a invitar a nuestra Madre Raffaella visitar la tierra Mexicana teniendo como propósito buscar nuevas vocaciones a la vida monástica, sabiendo las dificultades y el arduo trabajo que esto implicaba. La Comunidad Monástica confía en la bondad y en la misericordia de Dios y el 24 de Junio de 1999 (solemnidad de San Juan Bautista, Protector del Monasterio) la Madre Abadesa inicia  su viaje a la Ciudad de México. Una grande emoción y muchos buenos sentimientos acompañan la persona de nuestra querida Madre en su llegada a una Ciudad extranjera.

La insistente oraciòn de toda la Comunidad Monastica se vió recompensada con la gracia de las dos primeras vocaciones mexicanas después de 10 años de larga espera, y la Comunidad con el corazón lleno de felicidad recibió el regalo del Señor, y esto señaría el inicio de un nuevo florecer de vocaciones, que permitirá la fundación de un nuevo Monasterio en la Arquidiócesis de Xalapa, Veracruz México, a petición de la Congregación para los Institutos de vida Consagrada, y Sociedades de vida Apostolica y de su Exc. Revma. Mons. Sergio Obeso Rivera, Arzobispo en aquellos años de la dicha Arquidiócesis.

Nos encontramos en el 2001 y después de una larga y precisa búsqueda para encontrar un terreno en donde construir una pequeña casa para una primera instancia, donde Madre Raffaella cuando llegara con algunas monjas pudiera  hospedarse. El Señor manifestó su voluntad en la pequeña localidad de San Marcos de León municipio de Xico, en el Estado de Veracruz (un verdadero milagro).

El 11 de agosto 2002 Madre Raffaella junto con las cuatro primeras vocaciones, se dirigen a Castel Gandolfo para la bendición de la Primera piedra bendecida por San Juan Pablo II. Dos años mas tarde el 13 de noviembre 2004 fiesta liturgica de todos los Santos benedictinos, fué bendecida la primera casa, alabando y dando gracias al Señor que jamás las abandona con su providencia.

En tanto se inicia el proyecto de un nuevo Monasterio, pero esta vez se trataba de erigir la construccion de un verdadero Cenobio Benedictino en donde se eleven las oraciones para la Iglesia Universal y local.

La Comunidad consciente que Dios no abandona a sus hijas que lo buscan con corazón sincero, confían en la Divina Providencia, iniciando así la construcción del nuevo Monasterio en Noviembre de 2006.

El día 24 Junio 2014 ha sido consagrada la Iglesia y la bendición de toda la extención del Monasterio, aún sin terminar. Por bien nueve años de duro e intenso trabajo  de construcción, la Comunidad no ha cesado de pedir al Señor, que sea Él el verdadero “Arquitecto” que construirà el edificio monástico  donde las monjas  donándose completamente a la vida monástica contemplativa,  sean ellas mismas las piedras vivas que con el “ORA ET LABORA” es decir con la oración liturgica la contemplación y la oraciòn personal, lleven a cumplimiento la voluntad del Padre celestial.

La Comunidad en tierra Mexicana es una filial de la Comunidad que se encuentra en Boville Ernica (Italia), donde se observa la misma Regla y Declaraciones, con una Resposable, dependiente  de la Abadesa.