HABITO MONASTICO

El hábito monástico, signo visible de consagración al Señor, recuérda a cada monja el empeño ascetico y las radicales renuncias evangélicas. Sea simple y modesto, pobre pero decoroso. El hábto sea igual para todas las monjas del Monasterio como signo de fraternidad  y de común servicio al Unico Señor. Hoy en día todo buen monje se gloría de vestirlo con amor y dignidad.

Definido así de los Santos Padres:

La Túnica del monje o de la monja es el símbolo de la gracia de Dios, signo de la nueva condición de vida, y es propia de aquellos que donde quiera llevan sobre su propio cuerpo la mortificación de Cristo al fin de impedir las pasiones del cuerpo contrarias a la razón y mortificar los vicios del alma con la adhesión al bien: los monjes, de hecho, aman la pobreza y evítan la avaricia. Las manos descubiertas, a su vez indíca la honestidad en su comportamiento.

El Escapulario que cubre las espaldas de los monjes es el símbolo de la Fé en Cristo; ésta acoge a los mansos, reprime siempre todo aquello que es de impedimiento e provee a estos una actividad libre. El Escapulario viene llamado por algunos: “paciencia” porque recuérda al monje la aceptación paciente y amorosa de sí mismo y del prójimo: “soporten con grande paciencia sus debilidades físicas y morales” (cap. 72 RB).

El velo con el cual las monjas se cubren la cabeza, las distingue como vírgenes consagradas al servicio de Cristo y de su cuerpo místico que es la Iglesia; ellas, con la profesión solemne ponen en las manos de Dios su propósito de virginidad del cual Él mismo es el inspirador, para hacerlo a Sí una ofrenda devota y pura. Dios llama a realizar más allá de la unión conyugal, el vínculo matrimonial con Cristo, del cual la boda es imagen y signo.

 La Coculla  que las monjas reciben en su consagración monástica, es el verdadero hábito coral que recuerda el estilo de vida del Santo Padre Benito y que ellas asumen como propio con su profesión solemne , revestido el hombre nuevo creado según Dios en la justicia y en la verdadera santidad.